Cumbre de protagonistas del Woman 20

Falta poco. En diciembre, la Argentina asume la presidencia del G-20, la cumbre que por primera vez reúne en América latina a los líderes de las naciones más poderosas del planeta. Dentro de ese marco, el Women 20 implementará una agenda basada en tres pilares, la inclusión laboral, financiera y digital, con el objetivo de empoderar a las mujeres. “Nuestro mandato vence en noviembre de 2018. Hay mucho por hacer”, anticipa la diputada Susana Balbo (Cambiemos), Chair W20 2018, fundadora de la oficina en Argentina del International Women Forum y miembro desde 2009 de Vital Voices.

Lograr la igualdad de oportunidades en el mercado de trabajo es uno de los objetivos del W20, que tiene como misión visibilizar las necesidades de la mujer y convertirla en una partícipe necesaria, obligada, de la economía. “Por razones culturales, por los propios límites, por la decisión de formar una familia, tener hijos, cuesta reinsertarse en el mercado de trabajo. La maternidad tiene que ser incluida como un rol necesario para la sociedad y la economía. No tiene que resultar un conflicto. Para eso, tenemos que nivelar la mesa. Nivelar la mesa es darle a la mujer la oportunidad de que pueda tener esa licencia por tener su hijo y no perder su trabajo. Y que el hombre también se tome la licencia parental, así los dos están en paridad de condiciones y juegan el partido de igual a igual”, plantea la presidenta de la cumbre.

Después de haber trabajado ejes como el empoderamiento de las emprendedoras en Turquía y la igualdad de género en Alemania, el W20 “argentino” parte del desarrollo económico. “Es lo que necesita la mujer para tener libertad e independencia”, afirma Balbo. Achicar la brecha digital es otro objetivo. El acceso a la tecnología es una herramienta invaluable “que hay que enseñar a usar para que exporten, sepan formar precios, busquen nuevos mercados y estudien potenciales clientes”, agrega.

En sintonía con estos propósitos, Andrea Grobocopatel, una de los pilares del grupo sojero Los Grobo y cochair de W20, sostiene que el gran desafío es mostrar una Argentina inclusiva, con más mujeres en puestos decisivos. “Las alemanas dejaron la vara muy alta. Tenemos una responsabilidad enorme”, sintetiza. Economista de profesión y mamá x 4, Andrea es una experta en liderazgo femenino y una impulsora del cambio. A través de laFundación Liderazgos y Organizaciones Responsables (FLOR), que fundó y actualmente preside, premia a las empresas que cuentan con políticas de inclusión de género, discapacidad, jóvenes con adicciones y adultos mayores (este año lo ganó Accenture). También ofrece programas como el MeD, Mujeres en Decisión, donde entrenan para negociar sueldos, ascensos y romper el techo de cristal, y brinda avales a pymes para que consigan créditos más accesibles. “No es fácil tomar a personas con discapacidad, conseguir financiamiento. Por eso premiamos a las empresas que cumplen estos requisitos y jerarquizan a las mujeres. Y promovemos sociedades de garantía recíproca”, explica. En concordancia con el G-20, su intención es cambiar las estadísticas. “La inclusión de la mujer es progreso para todos. Tenemos que lograr que la inclusión sea natural y fluya espontáneamente”, propone.

Otra de las protagonistas de este encuentro cumbre es Delia Flores, fundadora en 2009 de GEMA (Grupo Empresarial de Mujeres Argentinas), una asociación que congrega a 500 socias/empresas de todo el país. Delia participó del G-20 en Alemania y del Foro Económico de Frankfurt, y organiza el 1° Congreso Patagonia, este jueves 23 y viernes 24, en Villa la Angostura. “Como representante del país en el W20, nuestra misión es crear espacios y brindar herramientas para que todas las mujeres puedan llevar adelante sus proyectos, accedan a la financiación, amplien redes, ocupen lugares de liderazgo y reduzcan la brecha digital para poder crecer. Este congreso es un vehículo para eso”, sintetiza. Según Delia, estos encuentros motivan, enriquecen. Al contar con talleres y la presencia de cámaras chilenas y provinciales, emprendedores y empresarios comparten experiencias, conocimientos, contactos. “Es un estímulo para las economías regionales. Después de haber hecho una experiencia en el Norte argentino, podemos decir que hay un antes y un después de cada congreso. Escuchar otras experiencias abre el horizonte”.

Ahora, las mujeres del W20 se disponen a jugar en las ligas mayores, con Angela Merkel, Ivanka Trump, la reina Máxima y Christine Lagarde, del FMI, como invitadas especiales.